Roy Fox Lichtenstein (1923-1997) fue uno de los nombres más importantes del arte pop. Desde temprana edad mostró signos de su interés en las artes: pintaba, dibujaba, hacía esculturas, tocaba el piano y asistía regularmente a espectáculos de jazz. Los Puntos Ben-Day fueron considerados la marca registrada del artista, lo que los aumentó y exageró en muchas de sus pinturas y esculturas, especialmente en su interpretación de los cómics y las ilustraciones contemporáneas.

Parte de su proyecto estético fue la elevación de lo común, el gesto de arrojar luz sobre lo inicialmente no considerado. Sus piezas son conocidas por hacer referencia a los personajes de la cultura de masas, inspiradas en los cómics, con el objetivo de que las obras parezcan reproducidas mecánicamente y que tengan la parodia y la ironía como características centrales.

También creó una obra tridimensional, "El Cap de Barcelona" ("La cabeza de Barcelona"). Esta escultura fue construida con concreto y mosaicos para representar el estilo de Antoni Gaudi (conocido por usar líneas orgánicas y mosaicos en sus obras).