Explorar las visiones de la feminidad y la feminidad centrándose en las expresiones faciales de las mujeres. Esta es la línea de trabajo de Inès Longevial, pintora francesa nacida en 1990. De origen vasco y español, comenzó a pintar a los 7 años, inspirándose en la naturaleza y en el sur de Francia donde creció. Más artísticamente, por Picasso, Matisse, Cézanne e incluso Almodóvar, cuyos colores y luces dice que encuentra perdidos en el gris parisino.

En cierto modo, busca ofrecer una alternativa a la representación de las mujeres en las redes sociales. No quiere dar un género a sus cuadros o darles un color de piel, prefiere jugar con la luz y el color.

Su notoriedad crece gracias a su enorme comunidad en Instagram (279k seguidores), y a sus diferentes exposiciones, desde París a Los Ángeles. La última, en Nueva York en octubre de 2019.