Artur Bordalo, artísticamente llamado Bordalo II (un homenaje a su abuelo, el pintor y artista plástico Real Bordalo), es un artista portugués que transforma la basura en arte.

Utiliza la basura que encuentra en las calles y construye esculturas con él, mostrándonos que la basura de algunos es el tesoro de otros. En este caso, es arte. El uso artístico de la basura también es una especie de crítica del mundo en que vivimos, un mundo en que las cosas valiosas e importantes pierden rápidamente su valor o uso.

Los trabajos con recurso al desperdicio comenzó como un experimento. Le gustó el efecto creado por la unión de materiales, pero más que eso se dio cuenta del potencial de la basura a nivel estético, basado en edificios en descomposición, ahora embellecidos con arte, para crear un espacio más interesante incluso para la población misma y hacerles pensar en la obra de arte.

Bordolo II

Los animales son sus personajes principales porque, para él, son la representación más directa de la naturaleza y la más pura, siendo que la idea es representarlos con los materiales responsables de su destrucción. No solo crea esculturas grandes, sino también piezas más pequeñas con el propósito de hacer experienciasr con otros materiales para poner en sus exhibiciones.

Más allá del componente artístico, el mensaje que desea transmitir con sus obras es que debemos prestar atención a nuestras actitudes, preservar el planeta que tenemos, la naturaleza y los animales.